miércoles, 5 de noviembre de 2008

LOS PRESUPUESTOS DE LA COMUNIDAD DE MADRID Y LA EDUCACIÓN

Hoy pensaba escribir sobre los presupuestos de Esperanza Aguirre, del PP, esos presupuestos de vergüenza, que una vez más el PP nos impone gracias a esa mayoría absoluta que tiene.
Pero cuando he empezado a escribir me he dado cuenta que el blog de Ventanas de Falcón, lo había hecho muy bien, y como creo que a veces es mejor no repetirse pues entrar en ese blog y veréis que delicia.

Ahora bien, de lo que si os voy a hablar es de educación, de esa política de educación que nos lleva a la segregación, al fracaso, a la degradación. Espero que esta entrada genere el mismo debate que otras bastante menos interesantes.

La política presupuestaria de los últimos cinco años ha ido marcando la pauta de un abandono progresivo de la enseñanza pública provocando una situación de caos, malestar y crispación, que se han acabado convirtiendo en elementos esenciales del panorama educativo madrileño, en los últimos tiempos.

Efectivamente, el dinero que debe servir para construir y arreglar los centros de enseñanza y para aumentar el profesorado necesario no es suficiente, y en cinco años el peso del gasto educativo ha disminuido sustancialmente en el total del presupuesto de la Comunidad de Madrid.

Los centros se deterioran y no se arreglan convenientemente, ni en el debido plazo, cuando se hace imprescindible el desarrollo de centros que impida el desbarajuste privatizador y potenciar la red de centros públicos, con la modernización de útiles e instalaciones, se impulsan las cesiones de suelo público para colegios privados.

Ese es el caso de Arganda donde después de haber perpetrado un desastre de colegio público se prepara el regalo de suelo a la empresa privada. El colegio recién creado sólo ha puesto en uso cinco de las aulas de las que dispone; en el resto de los colegios las ratios en las aulas se disparan,.

Pero tampoco ha habido dinero suficiente, en los últimos cinco años, para remodelar centros de enseñanza envejecidos de primaria y secundaria porque las inversiones se han ido recortando.

Y así, escuelas e institutos van acumulando deficiencias que provocan, tanto a su aspecto descuidado, como a carencias por unos medios y recursos obsoletos –recordemos el colegio donde no se ha construido el comedor.

Izquierda Unida entiende que el derecho a la educación debe ser garantizado por los poderes públicos, por lo que consideramos que la Administración Regional y la Municipal tienen la obligación de construir los centros públicos necesarios para una educación de calidad, digna y garante de igualdad.

Resulta sorprendente, y más en los tiempos que corren, no sólo los regalos de suelo público a empresas privadas, sino que se persistan en modelos de escuela que, se diga lo que se diga, obligan a los padres a desembolsos económicos, lo que se puede decir se otra manera: es incomprensible en estos tiempos que corren que sólo se garantice educación a quien pueda pagársela.

EL creciente desarrollo de la educación privada, concertada o no, y apoyada por PP y PSOE, contrastan con los hechos demostrados tanto en Arganda como en el conjunto de la Comunidad de Madrid, de que el ámbito privado de la educación no garantiza, antes al contrario, los valores que deben caracterizar una enseñanza democrática, plural, integradora y participativa.

Además de colegios públicos, nos falta profesorado para realizar convenientemente apoyos y refuerzos ante las dificultades de aprendizaje del alumnado. Y se necesitan más profesionales de la orientación educativa y mejorar la formación del profesorado.
Y falta apoyo para la comunidad educativa, para alentar la participación y la mejora de las actividades en los colegios. En el Ayuntamiento de Arganda el apoyo a las AMPAS es de 630 euros/año. 70 euros por mes lectivo.

Se hace necesario plantear nuevas ideas que permitan la ampliación de los horarios de mañana y tarde, así como los comedores escolares y las actividades extraescolares, sin que su coste recaiga en el profesorado o en las familias.

La gestión política de nuestra educación está introduciendo elementos que niegan la educación como servicio público, como derecho universal para todos los ciudadanos y ciudadanas.

El desarrollo de la enseñanza pública es el principal instrumento de los poderes públicos para garantizar el derecho universal a una educación de calidad, tal y como indican nuestras leyes.

Sin embargo, en Arganda como en Madrid las decisiones políticas han olvidado esta función de la enseñanza pública. Ha olvidado que es responsabilidad de cualquier gobierno velar por la calidad y el dinamismo de su enseñanza pública.

Por eso estamos en contra de la privatización: privatizar para segregar, para generar desigualdad. Una desigualdad que no crea calidad, muy al contrario, acompaña a una evolución negativa de la tasa de fracaso escolar.
Cuando hacemos una propuesta de demanda de un colegio público, hacemos, un llamamiento a todo el mundo a comprometerse con la enseñanza pública como principal instrumento para garantizar el derecho universal a una educación de calidad, por la igualdad de oportunidades y la integración social, frente a la concepción segregadora que inspira la política aplicada en los últimos años, en Arganda y en la Comunidad de Madrid.

16 comentarios:

El Azote dijo...

Hoy me he enterado que la señora Aguirre va a dejar la filosofía neocon para pasarse a la "derribo-con" en un instituto de secundaria de Miraflores, aprovechando que tienen que construir el metro, pues derriban la mitad del edificio. Total, son estudiantes de la pública, que más da si la mitad se pasan un año en barracones o diseminados en centros lejos de sus casas, mientras la otra mitad tiene que dar clase con las obras al lado. El enésimo ejemplo de lo que a esta señora le importa todo lo que lleve la coletilla "público".

La semana pasada se comentaba que iba a venir a mi escuela universitaria, por los festejos del 30 aniversario. Fue muy curioso como de repente, la dirección ordenó decorar todos los pasillos con grandes plantas, con cargo a la escuela. Quedó realmente bonita, lástima que finalmente doña Espe no viniera a verla. Eso si, ya han anunciado que este año se acabó la renovación de equipos, la compra de material, la realización de obras y por supuesto aún continúa en el aire de donde van a sacar el dinero para pagar al personal, tanto al docente como al que no lo es. Pero las plantitas para la visita de la presidenta son realmente bonitas.

Y esque así funciona el mundo: lo importante es dar una imagen bella y bonita, aunque por detrás todo esté que se cae, todo sea una chapuza. A muchas mamas y muchos papas les gusta presumir de que su nene va al colegio Monfort, al Luyfe o al Malvar: Queda como que de más categoría que decir que sus nenes van al C.P. San Juan Bautista(Al que yo fui), aunque luego esa familia no tenga casi ni para comer.

La escuela pública es para inmigrantes, pobres, gitanos, niños con problemas de integración, etc... las élites llevan a sus nenes a colegios pulcros, donde se crean alguien por llevar uniforme y escudo, donde no se mezclen con la chusma y donde poder presumir de ser un niño rico de papa consumiendo cocaína en vez de los porros de los guarros. El problema es que, como decía antes, muchos de los nenes no son de familia rica sino de familia que quiere aparentar serlo y luego no llega a fin de mes con la hipoteca. Y no se dan cuenta de que en lo único que sobresalen de los demás es en estupidez, al fomentar un sistema injusto que además les perjudica.


Carlos.

Basseta dijo...

Totalmente de acuerdo con vuestro análisis. La marca del PP, salvo en pequeños detalles, está presente en todas las comunidades autónomas que gobiernan.

Aquí en el País Valencià sufríamos más o menos lo que cuentas en tu blog: carencia de inversiones, abandono de la escuela pública, etc., etc.

Además, tenemos un problema añadido: somos bilingües y a los valencianos que amamos nuestra lengua nos duele en el alma comprobar el abandono en el que la ha situado el PP. En su escaparate venden promesas y falsedades, pero en la realidad no se preocupan lo más mínimo por nuestra cultura autóctona.

Y por si nos faltaba poco, ahora se les ha ocurrido impartir la asignatura EpC en inglés, aberración pedagógica donde las haya y que, según el Conseller, copiarán otras comunidades. Así que estar al loro que la Espe os pone a estudiar en arameo.

ecologista radical dijo...

Estoy convencido, que lo que uieren es cargarse la educación, y así enseñar en sus coles privados y concertados lo que les de la gana sin que nadie les pueda protestar, ademas de crear una sociedad mucho mas inculta, para poderles manejar mejor, e incluso quitandose del medio al profesorado que les molesta.

salud y renovables

Libertad Martínez dijo...

Pues Carlos, hoy en el plano del Ayuntamiento, ha sido vergonzoso, verás el PP ha dicho que ellos y el PSOE están de acuerdo en la libertad de elgir, (esa libertad que consiste en lo que digo en el blog) y ¿sabes lo que ha hecho el PSOE? pues callarse, porque es verdad.
Y allí estabamos los dos concejales de IU defendiendo la educación pública, mientras el psoe ha dicho que iban apoyar la moción y el PP, por supuesto ha dicho que ellos eran de los de la libertad de elegir.
En fin que hay que denunciar esta situación y no dejarnos engañar por aquellos que tienen un discurso de dos caras.

Libertad Martínez dijo...

A basseta y a ecologista radical.
La educación y la sanidad son los dos pilares que necesitan destrozar del todo, para tener ua sociedad totalmente alienada y con miedo.
El jueves 13 de Noviembre hay mani de sanidad y hay que acudir.
Basseta atí la mani te pilla un poco lejos, así que si no vienes te lo contamos.

Imperialista dijo...

Uy, qué miedo, una sociedad alienada. Vaya. Con proclamas maximalistas -la destrucción de lo público y tal- parece que ya está todo hecho. Pura demagogia. El problema de la educación no es el del trío público-concertado-privado sino la labor incansable de cierta progresía pedagógica que ha ido socavando los verdaderos cimientos de la educación. No voy a defender yo las collejas de los profesores de mi época ni los regletazos en la mano, pero de eso a pasar de curso con tres suspensos media un abismo: el que va de la EGB a la ESO. Y eso es culpa de la izquierda, se ponga como se ponga.

Y antes de que alguno me arroje algún epíteto, diré que estoy absolutamente en contra de los colegios concertados.

Libertad Martínez dijo...

Vamos a ver imperialista, si estás en contra de los concertados, quiere decir que o estás por la pública o por la privada, cosa esta en la que estamos de acuerdo.
Entonces, estarás de acuerdo en que si alguien monta un privado, pues el que pueda y quiera que se lo pague.
Y si lo que prefieres es lo público, pues entoces ya te digo que tu estupenda DesEsperanza Aguirre se la está cargando, la está destrozando.
Y ella puede decir que la culpa la tienen los profes progres, pero ya te decimos, que miente como una bellaca, que los profes son funcionarios que trabajan, que se dejan la piel, para comprobar día a día como son despreciados, como su trabajo es minusvalorado.
Los profes son esas personas, que forman a nuestos hijos e hijas y que ven como tienen que dar clase en zulos con más de 25 niños/as a la vez.
En fin, que te puedo contar un montón de cosas, para demostrarte que lo que escribes no es verdad, pero con esto te dejo, para que me vuelvas a decir, que soy una roja impenitente, que tengo cuernos y rabo y que voy a resucitar a lenin para que te muerda.
Y ya sabes, si has leido otras entradas mias , que eso me viene bien si quiero medrar en IU.

.jp. dijo...

Totalmente vergonzoso lo que viene ocurriendo con la Aguirre y la educación pública en Madrid. La está destrozando y parece que a nadie le importa.
Voy a la universidad pública, estudié en un instituto y colegios públicos, y de verdad que estoy contento con la formación recibida. En su momento, con unos 12 años, mis padres me ofrecieron ir al Monfort, a lo que me negué rotundamente, alegando que no quería saber nada de la gente que allí iba, no era el tipo de gente con la que yo quería juntarme. Años después me resulta curioso descubrir que ya por aquel entonces lo tenía tan claro.
Ahora, parece que los niños están tan de acuerdo como sus padres en aparentar.
Trabajo de profesor de tenis, he dado clases en Arganda dos años y he tenido muchos alumnos. Me parecía muy triste ver como algunos chicos que iban a institutos públicos me decían cosas como, "estoy intentando convencer a mis padres para que me cambien al Malvar, es mucho mejor que los instis públicos". Imaginaos la cara que se me quedaba. Encima, los que iban al Malvar, me han contado cosas totalmente increíbles. La droga en ese instituto está a la orden del día, con 14 y 15 años hay chavales que se dedican a traficar, le venden droga a los compañeros.
Dudo mucho que los padres de niños de ese instituto, queriendo huir de la chusma de la pública, sepan que sus hijos podrían soltar 10€ a un compañero y comprar una piedra de hachís. Desconozco como serán ahora las cosas en El Carrascal, donde estudié, pero os aseguro que lo máximo que yo vi fue a un compañero fumando algún porro de vez en cuando, y allí nadie traficaba con nada. Hace 5 años de esto, tampoco es demasiado creo.

Así están las cosas ahora.

Saludos a todos

Imperialista dijo...

Sí, los profesores se dejan la piel en el pellejo, que diría Gomaespuma. La educación pública es una mierda pero los profesores son estupendos. La sanidad pública es una mierda pero los funcionarios sanitarios son la monda. Pero Esperanza -escriba correctamente, por favor- Aguirre se está cargando ambas. Curioso, dada la excelencia de la materia prima. Me parece que como argumentos ante su asamblea local son de perlas, pero no aguantan un asalto intelectual medio serio.

Desde hace mucho tiempo, exactamente desde el advenimiento de don Álvaro Marchesi y sus mariachis progres, la educación pública se ha convertido en el camino más rápido para el adocenamiento y la igualación por abajo de todos los que allí tienen la desgracia de acabar. Conceptos como autoridad, excelencia, sacrificio y disciplina han desaparecido -y no me refiero a cantar el caralsol o sacudir collejas a diestro y siniestro. La pedagogía progre ha situado al mismo nivel al maestro y al alumno; lo importante no es el conocimiento sino el discurrir de ese conocimiento; no se puede avanzar hasta que todos avancen al mismo paso, hay que esperar al último. Pero, ay, no todos van al mismo paso. No importa, dos o tres suspensos sirven para que durante todo el tránsito por la escuela, los niños fortalezcan los lazos de ciudadanía que ese es el papel de esos lumbreras. Para qué enseñar si el alumno no necesita aprender, con tres ya paso. Y ese sistema es perverso, especialmente para los que menos tienen dado que todo vale lo mismo, o sea, no vale nada.

Ese es el éxito del concertado para buena parte de los padres -excepto snobistas del uniforme de escudo rimbombante: un mínimo de exigencia, que lo puedo pagar. No es tanto que mi hijo no se junte con inmigrantes, pobres y desclasados, sino que mi hijo tenga una buena preparación. Qué sirva para algo.

Doña Esperanza -escriba correctamente, por favor- Aguirre ha puesto el dedo en la llaga, cosa que le gusta sobremanera, parece mentira que ustedes no se den cuenta, al hacer ese bonito examen anual que muestra que no se enseña nada de nada, ni se aprende nada de nada. Pero todo con muy buen rollito, pero para que algunos crean que se escribe "vuen royito".

¿Es un problema de falta de medios? No lo creo. Habrá que explicar para qué se requieren medios y qué quieren hacer con ellos. Para que la edudación pública no se parezca al tren de los hermanos Marx. ¡Más madera! ... hasta que no quede madera.

El Azote dijo...

Si, o quieren los colegios privado/concertados para que con la pasta de papa se tapen los desmanes de los hijos en las asignaturas. El que paga manda, y no querremos que papa se entere de que su hijo es un predelincuente cateto e ignorante y lo mande a la pública, dejando de pagar ¿verdad?

Precisamente porque en la pública se trata a todos por igual, lo que consigas te lo habrás ganado tú solito. Yo también he tenido que aguantar planes de estudios catastróficos, algunos profesores mediocres, materias que se quedaban a medias... y aqui estoy, haciendo una ingeniería. Otros de mi misma clase ni aprobaron la educación obligatoria y ahora estarán de peón en el polígono y tal vez, camino del paro.

Con esto quiero decir que ni la pública mutila a nadie ni la otra es garantía de éxito ninguno, sino que es cada cual el que se labra su futuro. Aunque bueno, ya sabemos que 20.000€ ayudan bastante a la obtención de un título universitario...

Andrés (lol) dijo...

Bueno por mi parte poco tengo poco más que añadir a lo dicho por el azote y por jp.

Imperialista, no sé que le ha pasado a usted con los profesores de la pública. Yo, de mi paso por el instituto recuerdo 4 profesores significativamente buenos, otros mediocres, y sí, algunos también malos.
Pero lo que no entiendo es por qué crees que en la privada son mejores, que hay más calidad, o que los niños aprenden más ahí.

Desde luego, si yo soy padre y pago por el colegio de mi hijo, no aguantaría que le hablaran mal, que el niño viniera quejándose de que "el profe le tiene manía", o incluso probablemente que le suspendieran, como así sucede.

Al fin y al cabo, los únicos que no han sido colocados a dedo son los de la pública, y, dígame, quién mejor para formar a sus hijos, ¿el sobrino del director del colegio? O el licenciado que ha aprobado una oposición.
A mi llegada a la Universidad he conocido chavales que venían de bachillerato (y de un instituto-colegio privado) con una media por encima de 9, y creame, por sus resultados, no parecía.

Conclusión, yo no se objetiva ni cuantificadamente cuanto es mejor la pública que la privada, ni si es mejor. Pero por mi experiencia en la vida (escasa), todo apunta en una dirección.

Libertad Martínez dijo...

Din Impe, le iba a contestar, pero la verdad es que ya lo hacen, y estupedamente bien, jp. azote y andres(lol).Así que ahí los tiene, diciéndoles verdades como puños a usted, pero sobre todo a DesEsperanza Aguirre, muy bien escrito por cierto.
Pero no se preocupe, le voy a proponer otro tema para que podamos seguir debatiendo, así que no desespere.
Un saludo.
Y azote, jp,y andres. EStoy completamente de acuerdo con vosotros. Pero o hacemos algo, o todos seguirá igual o peor. Así que ir pensando en hacer propuestas que podamos pasarle a la gente. Un saludo.

Imperialista dijo...

En realidad no me han contestado, Libertad. Se han limitado a decir que la escuela pública no está tan mal y la prueba son ellos, que han llegado a la Universidad. Pues que bien. Pero eso no invalida lo que yo he dicho. Por cierto, yo no he defendido en ningún lugar la enseñanza privada. En fin, otra vez será.

El Azote dijo...

"Sí, los profesores se dejan la piel en el pellejo, que diría Gomaespuma. La educación pública es una mierda pero los profesores son estupendos. La sanidad pública es una mierda pero los funcionarios sanitarios son la monda. Pero Esperanza -escriba correctamente, por favor- Aguirre se está cargando ambas. Curioso, dada la excelencia de la materia prima. Me parece que como argumentos ante su asamblea local son de perlas, pero no aguantan un asalto intelectual medio serio."

Yo también soy de la opinión de que en reglas generales(porque en todos sitios cuecen habas) los profesionales de educación y sanidad son buenos y competentes en la pública. Que el sistema esté hecho un asco no implica para nada que los que trabajan en él sean malos. Pero ya me dirá usted, como pueden ejercer correctamente si en lo que debería ser un máximo por clase de unas 25 personas hay 35, como pueden dar clase normal si en la misma un tercio son alumnos con problemas de integración y necesidades de refuerzos, o como espera que le opere un cirujano tras 34 horas de guardia seguidas, o como quiere que le diagnostiquen correctamente si el especialista tiene citados 60 pacientes en una mañana.

Deja entrever que su visión del mundo es esa tan española, de que el que logra aprobar unas oposiciones y convertirse en funcionario lo hace para no volver a dar un palo al agua, y no la comparto, al igual que no comparto la de que el "santo aliciente de la puta calle" que tanto se lleva en la empresa privada sea la solución a los problemas que tienen tanto educación como sanidad.

"Desde hace mucho tiempo, exactamente desde el advenimiento de don Álvaro Marchesi y sus mariachis progres, la educación pública se ha convertido en el camino más rápido para el adocenamiento y la igualación por abajo de todos los que allí tienen la desgracia de acabar. Conceptos como autoridad, excelencia, sacrificio y disciplina han desaparecido -y no me refiero a cantar el caralsol o sacudir collejas a diestro y siniestro. La pedagogía progre ha situado al mismo nivel al maestro y al alumno; lo importante no es el conocimiento sino el discurrir de ese conocimiento; no se puede avanzar hasta que todos avancen al mismo paso, hay que esperar al último. Pero, ay, no todos van al mismo paso. No importa, dos o tres suspensos sirven para que durante todo el tránsito por la escuela, los niños fortalezcan los lazos de ciudadanía que ese es el papel de esos lumbreras. Para qué enseñar si el alumno no necesita aprender, con tres ya paso. Y ese sistema es perverso, especialmente para los que menos tienen dado que todo vale lo mismo, o sea, no vale nada."

Permitame desengañarle, esos conceptos no han desaparecido de la escuela por las "leyes progres", sino por el desprestigio que la sociedad está otorgando a la educación y a la figura del maestro. A mi en mi etapa educativa nadie me dió con una regla, ni collejas, y mis padres tampoco me zurraban en mi casa. Pero tenía bien cuidado de tenerle el máximo respeto a los profesores, un "parte" en el colegio era algo muy gordo que te ocurriera, y que tuvieran que llamar a tus padres por tu comportamiento, casi el fin del mundo.

Pero hoy día, la tan traida "educación que se da en casa" a propósito de las polémicas por educación para la ciudadanía, resulta ser menos que una basura. Los niños crecen sin respeto por nada, sin educación y sin principios. Ven la escuela como una carcel aberrante a la que se va a tratar de hacer lo menos posible y buscando la máxima diversión, que suele tener por consecuencia el molestar a todos los demás ¿Y que sucede cuando el profesor llama a los padres? Que estos, si se dignan a molestarse a ir a la reunión, defienden a su hijo/a a capa y espada y ponen al profesor como poco menos que un desgraciado, eso si no le tratan de agreder directamente. Digame ¿Que autoridad puede tener entonces un maestro en clase? En la privada esto supongo que no pasa, principalmente porque papa no va a estar pagando para que el niño se dedique a hacer el cabra, pero en la pública, por serlo, "da igual".

Respecto a lo del paso de curso con 3 suspensos y demás, yo tampoco estoy de acuerdo, pero no creo que la solucíon pase por el fracaso total del niño, repitiendo una y otra vez el mismo curso hasta que alcanza la edad de irse. Ahi la situación lo que requiere es de un análisis individual de la situación del alumno: Encontrar respuestas al porqué de ese fracaso, reunirse con los padres, buscar alternativas y profesores de apoyo. Pero todo eso cuesta dinero, y cuesta el tener que contratar personal especializado y de refuerzo. Y no hay dinero, porque lo tenemos que dedicar al concierto con colegios privados. Asi es que se sacan "leyes parche" de la manga que al final de progre no tienen nada.





"Ese es el éxito del concertado para buena parte de los padres -excepto snobistas del uniforme de escudo rimbombante: un mínimo de exigencia, que lo puedo pagar. No es tanto que mi hijo no se junte con inmigrantes, pobres y desclasados, sino que mi hijo tenga una buena preparación. Qué sirva para algo."


Como dicen, el que paga manda, y si mi hijo no está obteniendo resultados en el colegio concertado/privado, para eso lo saco y lo llevo a la pública, y me ahorro el dinerito para un viaje. Por lo tanto no se preocupe, que si el colegio quiere mantener el negocio, encontrará la balanza entre "prestigio" y "no exigir demasiado y que se me vayan".

Por otro lado, por regla general un profesor que ha aprobado una oposición gana más dinero que un maestro que ha terminado trabajando en el sector privado. Por tanto, por esas magníficas leyes capitalistas que tanto nos gustan, deberemos entender que los mejores maestros prefieren opositar y ganar mejor sueldo y tener estabilidad laboral, antes que embarcarse en una empresa. Y por tanto, también deduciremos pues que en la privada están los que no han sido capaces de aprobar una oposición, ergo no son los mejores profesionales del sector.

Se que me dirá que todo esto es muy subjetivo, y le daré la razón, pero estoy harto de la asunción que hace la gente de que privado significa grandes medios y los mejores profesionales, por tanto el mejor servicio, y público significa vagos y escasidad de medios.

En todo caso, como bien dice, si el papa se lo puede permitir, pues adelante, que pague el colegio privado para sus hijos. Pero nada de pagarlo con el dinero de todos (Concertado).

"¿Es un problema de falta de medios? No lo creo. Habrá que explicar para qué se requieren medios y qué quieren hacer con ellos. Para que la edudación pública no se parezca al tren de los hermanos Marx. ¡Más madera! ... hasta que no quede madera."

Como ya he dicho, SI es un problema de falta de medios, pero solo en parte. También como apuntó usted está el problema de unas leyes realizadas sin la más mínima idea de lo que se quiere, con mucho politiqueo de por medio y que con cada cambio de gobierno, cambian. Y el problema de fondo de la sociedad, que ha devaluado a expresiones mínimas el valor de la educación y el respeto a las instituciones que la otorgan.

Y estoy de acuerdo con su conclusión: Es bueno que se explique para que se quieren los medios, pero una vez clarificado, que se den. No como ahora.

Un saludo.

Carlos.

Imperialista dijo...

Que el sistema esté hecho un asco no implica para nada que los que trabajan en él sean malos

Yo nunca he dicho que sean malos.

Pero ya me dirá usted, como pueden ejercer correctamente si en lo que debería ser un máximo por clase de unas 25 personas hay 35, como pueden dar clase normal si en la misma un tercio son alumnos con problemas de integración y necesidades de refuerzos

¿Y porqué razón hay que crear aulas con elementos tan heterogéneos? ¿Para que los menos no se sientan discriminados? El buenismo en la educación es contraproducente, como se puede ver. Así no se integra a nadie. Al contrario, se molesta al que puede aprender.

Deja entrever que su visión del mundo es esa tan española, de que el que logra aprobar unas oposiciones y convertirse en funcionario lo hace para no volver a dar un palo al agua, y no la comparto, al igual que no comparto la de que el "santo aliciente de la puta calle" que tanto se lleva en la empresa privada sea la solución a los problemas que tienen tanto educación como sanidad

No dejo entrever nada de eso que usted dice ni tampoco que la empresa privada sea la panacea universal como equivocadamente me asigna usted una y otra vez. Hay bribones en lo público y en lo privado. Y yo no estoy precisamente defendiendo lo privado.

Permitame desengañarle, esos conceptos no han desaparecido de la escuela por las "leyes progres", sino por el desprestigio que la sociedad está otorgando a la educación y a la figura del maestro

Han desaparecido completamente. Dígame usted que esfuerzo hay que hacer si con tres pasas de curso. Ninguno. Para qué sacrificarse, si total, voy a pasar de curso.

Respecto a lo del paso de curso con 3 suspensos y demás, yo tampoco estoy de acuerdo, pero no creo que la solucíon pase por el fracaso total del niño

Ahí creo que no podremos ponernos de acuerdo jamás. Y es que usted lo ve, como otros, como algo ideológico. Es imposible que un niño fracase en los estudios. ¿Y por qué no? ¿Qué es el fracaso escolar? ¿Un suspenso? ¿Diez suspensos? ¿No obtener un título? Sí, a veces pasa, el mundo es cruel. Eso no lo arregla el aprobado, seguirá sin saber aunque con nota. ¿Pero se ha parado usted a pensar que no hay circunstancias ambientales que motiven el fracaso escolar? Es decir, que hay alumnos que no quieren estudiar.

Ahi la situación lo que requiere es de un análisis individual de la situación del alumno: Encontrar respuestas al porqué de ese fracaso, reunirse con los padres, buscar alternativas y profesores de apoyo. Pero todo eso cuesta dinero, y cuesta el tener que contratar personal especializado y de refuerzo. Y no hay dinero, porque lo tenemos que dedicar al concierto con colegios privados

El concierto no sirve para eso, precisamente, concierto que, por otro lado no defiendo en absoluto. Si hay algo que abunda en los colegios público es personal especializado y de refuerzo. El problema es no llamar a las cosas por su nombre y no agrupar a los alumnos con dificultades en grupos homogéneos a los que se les pueda dotar de unos conocimientos mínimos y que no entorpezcan a los demás. Y me temo que nadie quiere poner ese cascabel al gato.

Como ya he dicho, SI es un problema de falta de medios, pero solo en parte. También como apuntó usted está el problema de unas leyes realizadas sin la más mínima idea de lo que se quiere, con mucho politiqueo de por medio y que con cada cambio de gobierno, cambian. Y el problema de fondo de la sociedad, que ha devaluado a expresiones mínimas el valor de la educación y el respeto a las instituciones que la otorgan

Lo que yo decía. Saludos.

El Azote dijo...

-"Yo nunca he dicho que sean malos."

Es lo que me ha dado a entender con su comentario en tono, para mi, jocoso. Disculpe si le malinterpreté.

-"¿Y porqué razón hay que crear aulas con elementos tan heterogéneos? ¿Para que los menos no se sientan discriminados? El buenismo en la educación es contraproducente, como se puede ver. Así no se integra a nadie. Al contrario, se molesta al que puede aprender."

Precisamente he ahi el motivo de mi denuncia. Asi ni se integra a los desintegrados ni se avanza con los que no tienen el problema. La integración nada tiene que ver con las matemáticas o las ciencias naturales. La integración se hace en el recreo, en gimnasia, en plástica, en ética/estudio/religión o en cualquier asignatura, llamese como se quiera, que no requiera homogeneidad en el nivel de conocimientos para progresar. Y en esas otras asignaturas que si lo requieren es cuando se debe diversificar con ese tipo de alumnado proveyendoles profesores de apoyo especializados en grupos pequeños. Es decir, se necesitan medios.

No confundamos términos, hay que hacer las cosas bien y eso no pasa ni por una segregación total ni por "todos juntos que no pasa nada".


-"No dejo entrever nada de eso que usted dice ni tampoco que la empresa privada sea la panacea universal como equivocadamente me asigna usted una y otra vez. Hay bribones en lo público y en lo privado. Y yo no estoy precisamente defendiendo lo privado."

En ese caso, ¿Que es lo que usted defiende?


-"Han desaparecido completamente. Dígame usted que esfuerzo hay que hacer si con tres pasas de curso. Ninguno. Para qué sacrificarse, si total, voy a pasar de curso. "

Pues eso le he dicho, que si han desaparecido, pero no por esas razones tan sesgadas sino por otras, para mi más graves y de peor solución que poner o quitar una ley.

-"Ahí creo que no podremos ponernos de acuerdo jamás. Y es que usted lo ve, como otros, como algo ideológico. Es imposible que un niño fracase en los estudios. ¿Y por qué no? ¿Qué es el fracaso escolar? ¿Un suspenso? ¿Diez suspensos? ¿No obtener un título? Sí, a veces pasa, el mundo es cruel. Eso no lo arregla el aprobado, seguirá sin saber aunque con nota. ¿Pero se ha parado usted a pensar que no hay circunstancias ambientales que motiven el fracaso escolar? Es decir, que hay alumnos que no quieren estudiar. "

Al contrario, creo que no tenemos tantas divergencias de opinión. La ideología está muy bien, pero no sirve para solucionar un caso práctico como este y como muchos otros. Sí contemplo la posibilidad de que un niño fracase en los estudios, se de sobra que el mundo es cruel, y también que el alumno no quiera estudiar. Y es para estos casos para el que reclamo el estudio de la situación con los agentes implicados: Profesores, pedagogos y sus padres. Si no quiere/puede estudiar, se buscan alternativas: el aprendizaje de una profesión, trabajo/colaboración como voluntario en algo o la salida al mercado laboral si la edad lo permite. Evidentemente si lo que el alumno quiere es levantarse todos los días a las 12 y pasarselo entero en el sofá mientras le mantienen, lo que no va a hacer el estado es ponerle una pensión. Si este es el caso, que lo arregle con sus padres o con quien le mantenga.

Este es el tipo de medios que creo que una escuela pública de calidad en una sociedad avanzada debe dar. Ni convertir al alumno en un marginado social, ni regalarle títulos que no se ha ganado y que no tienen validez. Por supuesto, hablando de este caso: porque hay otros casos de fracaso escolar(cada uno es un mundo) en el que muchas veces no es el alumno el problema, sino que el problema está en el entorno. Por eso hay que estudiarlos uno por uno, y el hecho de que existan todos los problemas que ya he expuesto en la enseñanza pública(falta de medios, masificación, etc...) no ayuda a paliar ese fracaso escolar.

-"El concierto no sirve para eso, precisamente, concierto que, por otro lado no defiendo en absoluto. Si hay algo que abunda en los colegios público es personal especializado y de refuerzo. El problema es no llamar a las cosas por su nombre y no agrupar a los alumnos con dificultades en grupos homogéneos a los que se les pueda dotar de unos conocimientos mínimos y que no entorpezcan a los demás. Y me temo que nadie quiere poner ese cascabel al gato."

Aqui si discrepo con usted. No sobra el personal especializado y de refuerzo. En realidad no sobra ningún tipo de personal. Actualmente no estoy al tanto en los colegios, pero cuando yo estudiaba, y no hace tanto, teníamos uno o dos profesores de apoyo para un colegio de 600 niños. Y eso porque era considerado "centro de integración". Ya me dirá usted que se puede hacer con eso.

Un saludo.

Carlos.